Oneself

 

En un mundo inquieto, avalancha abrumadora de información e imágenes, este Biotopo—un oasis—es un lugar contemplativo y sereno.

Un lugar donde nada se planea, se desea ni se espera; caótico y autónomo; vago y exacto.

La mirada de verdes, el reflejo caleidoscópico de hojas, la fina transparencia, la riqueza en el detalle. Cambio constante en su forma más pura e intacta, mágico en su proceso, que descansa por un instante. ¡Un ahora artificial!

Hay tanto que me deleita aquí, en este lugar quieto y remoto donde me muevo sutil para no romper la magia.

Mi atención no se enfoca en nada en particular, carece de intención—como un niño que observa sus alrededores.

Como dijo Bernard Shaw, “Los espejos se usan para verse la cara; el arte, para mirarse el alma.”

Imperturbable—relajado—meditativo—con armonía interior—sin intención, sin esfuerzo, conmigo mismo. Me hundo en mi entorno, envuelto por una consciencia ligera.

Verdaderos momentos de “Uno mismo” dentro de esta jungla.

—Stephan Ach