FONDO DE CRISTAL

Acapulco ocupa un lugar importante en la cultura mexicana; inconscientemente, su presencia como viejo destino turístico está tan arraigada en la memoria que nadie está dispuesto a abandonar con facilidad la promesa idílica de sus playas, ya que hacerlo sería casi como matar los sueños de infancia. Del mismo modo, sería ingenuo tratar de revivir su imagen para convertirla en lo que alguna vez fue. Fondo de Cristal es un recuento de signos nostálgicos y de referencias visuales cuyo mérito invoca el pasado glorioso de Acapulco. Los espacios que muestran las fotografías de Catherine Abitbol son ruinas vivas y pobladas, vestigios del glamour que han sido patinados por el óxido y la decadencia, bañados por la ambición y el ánimo de lucha acompañados del actual eco del crimen y del recreo; son juegos de luz y de sombra en el olvido. Estos sitios recubren el tesoro espacial que es develado por las fotografías de Catherine, cuya sensación detona el recuerdo como imágenes de las que se huye sabiendo que, como dice el  poeta, al lugar donde se ha sido feliz, es mejor no volver.